Extractos de mi diario de viaje a Galicia y Madrid, No. 2, 29 de marzo al 4 de abril de 2018

A Coruña, 30 de marzo

Llegué ayer a Galicia para un reencuentro con personajes viejos, nuevos y algunos que ni sabía que existían. Es primera vez que visito el país del que viene casi toda mi familia, o por lo menos la que más influencia ha tenido. Me siento como Heinrich Schliemann cuando se fue a descubrir Troya. Crecí con mitos y leyendas de estos pueblos y ahora veré todo más de cerca. Sigue leyendo

Anuncios

The ghosts you dread

By the side of the woods, Paul Richards was drinking his afternoon scotch. As all men in a position of command do, military or civilian, he kept a bottle in the bottom right drawer of his desk. He used to drink a glass –neat, around an hour before he left the office. Seldom did he pay attention to the seemingly vast forest that stretched just outside the window; he’d rather ruminate over his lost childhood, looking but not seeing the trees that, unlike him, had never been so impatient to grow up. Mr. Richards suffered the caustic combination of gray hair and acne marks on his face. If he had decided to wear some Wayfarers instead of those metallic glasses, maybe he could have hidden his blemished appearance. However, he was not interested in the insincere personal presentation; instead, he preferred a more candid approach to being: blunt to the extreme of bitterness. He was, after all, editor-in-chief of the St. Christopher’s Post. Sigue leyendo

Extractos de mi diario de viaje a Madrid, No. 1, 29 de diciembre de 2017 al 2 de enero de 2018

31 de diciembre de 2017

Escribo en Atocha. No porque me vaya, sino porque espero a Víctor y a Rebeca. En lugar de acompañarme al centro, decidieron ir al outlet cerca de San Sebastián de los Reyes, donde nos estamos quedando.

Llegamos en bus el 29 en la mañana. Sin ver ni un rayo de sol, paseamos en el metro hasta O’Donnell, nuestra primera parada. Esa noche la pasamos en casa de Daniel, un amigo de Víctor. El clima está agradable, nada del frío con el que me asustaron. La casa de Daniel es espectacular. Un piso enorme decorado con un gusto impecable. Al pobre Daniel lo despertamos, pero fue gustoso a desayunar con nosotros a un sitio cercano llamado Bertiz. Resultó ser un anfitrión fantástico. Sigue leyendo

Extractos de mi diario de viaje a Francia y Alemania, No. 1, 26 de septiembre al 2 de octubre de 2017

París, 26 de septiembre

Escribo desde el tren. Encontrar el correcto me tomó más tiempo que el propio vuelo. Lo tonto es que todos van en la misma dirección. Ya me dio el susto cuando la tarjeta no pasaba por la maquinita, pero sí pasó en la taquilla. Que, a todas estas, ando por la vida con 50 euros que tengo que extender durante todo el viaje, ya que todavía no han pagado la nómina. Así que suerte. Sigue leyendo

Una paloma

Para #historiasdelibros

Tengo esta manía de enfrascarme en libros largos y complicados. El Terra Nostra de Carlos Fuentes lo he tenido entre sienes desde que lo encontré escondido en la biblioteca de mi abuelo. He tenido la audacia de meterme con Los hermanos Karamazov sin sufrir estrés postraumático. Tengo las cicatrices que demuestran que he sobrevivido al Ulises. ¿Qué tan grave podría ser Guerra y paz? Sigue leyendo

Iteraciones del prisionero en el caso Nóos

La esperada sentencia sobre el caso Nóos fue publicada el pasado 17 de febrero, causando todo tipo de reacciones. No es mi lugar opinar sobre las condenas o los sujetos involucrados. En primer lugar, por no haber leído las  más de 700 páginas que la conforman; ni tener la remota intención de hacerlo. En segundo lugar, porque no he seguido la cronología del caso ni conozco los pormenores. Casi todos los nombres de los acusados me son desconocidos. Además, poco sé de Derecho financiero o de corrupción como para entender siquiera cuáles eran los delitos.

Pero hubo un titular que me despertó la curiosidad. El Español publicó un artículo bajo el nombre de Por qué la sentencia Nóos demuestra que no hay nada peor que cooperar con la justicia. Si bien el artículo se enfoca en sintetizar los resultados de la sentencia con respecto a cada implicado, los primeros párrafos apenas rozan algo mucho más interesante. «No hay nada peor que cooperar con la justicia». ¿Nos mintieron las series de televisión?  Sigue leyendo

El mito de la caverna está incompleto

Con Pau X.

«Somos mucho más que la suma de nuestras partes: somos el silencio eterno que las anima».

¿No es sorprendente que una alegoría de hace más de dos mil años continúe vigente? Cuando lo que podemos ver son solo sombras de algo que existe, ¿cómo es que, después de tanto tiempo y de tantos avances, no vemos la luz? Tal vez he planteado mal la pregunta. Sin duda la luz la advertimos. Si no fuera por ella, no veríamos las sombras que tanto nos intrigan. La pregunta es por qué no vemos los objetos que proyectan las sombras. Sigue leyendo